Imágenes chica solitaria

Descargar Mujer solitaria imágenes de fotos en la mejor agencia de fotografías de archivo para buscar entre millones de imágenes de fotos de gran calidad Premium e imágenes libres de regalías a precios razonables. Gente Guapa Amor De Mi Vida Que Guapo Chica Solitaria Fotos De Sabrina Imágenes Bonitas Camila Cabello Celebridades Novios. Bils. Cortes De Cabello Flequillo Inspiración De Cabello Look De Cabello Cabello Y Maquillaje Belleza Del Cabello Estilos De Flequillo Colores De Pelo Flequillos Nuevos Peinados. Descarga fotos de Mujer triste y sola. Busca millones de imágenes de Mujer triste y sola de alta calidad a precios muy económicos en el banco de imágenes 123RF. Compra hoy. ⬇ Descargue Chica solitaria - imágenes e fotos fotos de stock en la mejor agencia de fotografía de stock precios razonables millones de fotos e imágenes de stock de alta calidad y sin royalties. Descarga maravillosas imágenes gratuitas sobre Solitaria. Gratis para usos comerciales No es necesario reconocimiento Ve esta fotografía de stock de Chica Solitaria. Encuentra imágenes de alta resolución y gran calidad en la biblioteca de Getty Images. Imágenes relacionadas: triste solo paisaje soledad solitario 2.644 Imágenes gratis de Solitario. 1614 1643 153. Lobo Lobos Bosque. 388 429 39. Árbol Solitario Paisaje. ... Chica Triste. 127 103 43. Animales Primate Mono. 117 141 5. Niño Sentado Jeans. 19 9 8. Chica Niño. 72 47 19. Payaso Solitario. 173 195 20. Mujer Triste Boda. 200 147 30 ...

Solo somos imágenes olvidadas en las retinas de otros

2020.07.27 11:15 ACrowWhoLostItsColor Solo somos imágenes olvidadas en las retinas de otros

A veces mientras camino por la calle me pregunto si es que alguien recordara que me vio o si es que acaso es consciente de que me vio. También suelo preguntarme quienes son, a dónde van, como viven, que les motiva, que dudas tienen, si es que acaso ellos también se preguntan algo sobre mi. Entonces me siento perdido, en medio de una masa, pero aislado dentro de mi cabeza, asfixiado, solo...
Ves a esa chica hermosa en el transporte de regreso a casa y te preguntas que pasaría si intentases hablarle. No lo haces. Después simplemente te preguntas quién es ella, que clase de persona es, que le gusta y apasiona. La olvidas, ese día se borra de tu mente, no recordarás sus facciones, lo poco que queda es una vaga impresión como "era linda", "tenía la piel blanca", "no era muy alta" y aún así bien podría ser una simple confusión. ¿Acaso el día estaba soleado o nublado? Que clase de escenario te planteaste en ese momento en el que deseabas hablarle, que pensabas decirle para empezar la conversación, todos esos detalles se pierden y entonces incluso esa imagen se convierte en algo más difuso.
Llegas a casa y hablas con tus padres, tus hermanos, algún tío o tía, tus primos, abuelos, quien sea, todos parecen cercanos, pero al mismo tiempo eres consiente de que en realidad no los conoces, no sabes que se preguntan y piensan por dentro, que hacen a solas, que ha pasado en sus vidas. Solo conoces la parte que se te cuenta y muestras, pero no más que eso. A pesar de ello, ellos son lo más cercano que tendrás junto a tus amigos. Aunque los amigos y conocidos también desaparecen cuando se alejan lo suficiente, las citas, las sensaciones que hoy te hacen vibrar, todo desaparece y se convierte en una imagen borrosa, una sombra, un espejismo...
Recuerdo haber escuchado en alguna parte que somos como peces puestos en peceras en las cuales solo podemos interactuar con los peces que fueron puestos en la misma pecera, incapaces de ver y conocer a quienes están en otra pecera. Aislados en grupos y, al mismo tiempo, aislados en nuestras solitaria existencia.
Supongo que por eso somos adictos a las redes sociales como Instagram, porque al final somos eso, imágenes olvidadas en las retinas de otros. Y me asusta como lentamente todos nos convertimos en imágenes cada vez más vagas y difusas en medio de la masa y el ruido. Parecemos estar más cerca del mundo, pero no es más que una ilusión, seguimos igual de lejos que siempre. Las redes sociales se han convertido en una extensión de lo que experimentamos en la calle, aunque con el añadido de una falsa sensación de interacción. Solo voces de entes fantasmales que resuenan en medio de la fría masa de máscaras. Cuántas personas, cuántas historias y ninguna será recordada de verdad. Ninguna será conocida en su totalidad. Y nadie jamás dejará atrás ese estado de aislamiento que nuestras mentes imponen. Y, aún así, buscamos desesperados superar la separatidad.
submitted by ACrowWhoLostItsColor to u/ACrowWhoLostItsColor [link] [comments]


2018.06.08 20:59 master_x_2k Caparazón VII

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

______________________Caparazón VII______________________

Grue levantó las manos y cubrió toda el área en la oscuridad. No ayudaría mucho. Incluso si dudaban o se confundían en la oscuridad, la multitud de cuerpos eventualmente tropezaría con nosotros, y nos golpearían y reducirían bajo la fuerza de los números. La única ventaja real era que, si alguno de ellos tenía armas, probablemente no dispararían, por miedo a golpear a sus propios hombres.
Sentí manos agarrar mi cintura, y arremetí con mi bastón. Las manos me soltaron, y el bastón golpeo solo el aire. Después de un momento, sentí que las manos me agarraban de nuevo, el agarre suave. No un enemigo, Grue, me di cuenta.
“Lo siento”, murmuré. Podía oír dentro de su oscuridad, ¿no?
Me alzó en el aire e inmediatamente entendí su intención. Levante la mano y sentí ladrillos, luego encontré el metal corrugado del techo. Me levanté y me volteé para alcanzar a la siguiente persona, con una mano sujetando el borde del techo para mantenerme en su lugar.
Encontré las manos de Regent y Tattletale en la oscuridad y les ayudé a subir. Sabía que ninguno era Grue, porque eran demasiado livianos. Cinco o seis largos y tensos segundos pasaron antes de que Grue tomara mi mano y se levantara.
Bajamos por el otro lado, y Grue desvaneció la oscuridad que nos rodeaba.
Había tres pandilleros de ABB parados en un extremo del callejón en el que acabábamos de entrar, y un cuarto miembro solitario en el otro. Ambos grupos miraban hacia el lado equivocado y permanecían inmóviles, lo cual era una buena indicación de que no nos habían notado.
La gran cantidad de soldados que habíamos visto no encajaba, y dije eso, “¿Qué mierda? ¿Cuántas personas eran eso?”
Grue aparentemente estaba pensando en la misma línea. “ABB no debería tener tantos miembros.”
“Lo tienen ahora”, Tattletale miró por encima del hombro a los miembros de ABB que estaban detrás de nosotros, y luego al solitario que aún no había reaccionado a nuestro acercamiento, “¡Trampa! ¡Abajo!”
Prácticamente me empujó al suelo, luego se cubrió ella.
La solitaria figura frente a nosotros brilló, luego desapareció. En su lugar, por una fracción de segundo, había un objeto cilíndrico del tamaño de un buzón. Sabiendo en qué tipo de dispositivos se especializaba Bakuda, acerqué mis piernas a mi cuerpo, cerré los ojos y cubrí mis oídos.
La fuerza de la explosión me golpeó lo suficiente como para sentirla en mis huesos. Me levantó del suelo. Por un momento, me sentí como si estuviera flotando, llevada por un poderoso viento caliente. Primero golpeé el suelo con mis codos y rodillas, y temblaron de agonía ante el impacto.
Caos. Los cuatro o cinco depósitos de almacenamiento que habían estado más cerca del recipiente se habían reducido a trozos de ladrillo llameante, ninguno más grande que una pelota de playa. Otros depósitos cerca de esos tenían puertas, paredes y techos volados. Mas de un deposito había estado en uso porque la explosión los había vaciado de su contenido. Muebles, cajas de libros, ropa, paquetes de periódicos y cajas de papeles llenaban el callejón.
“¿Todos están bien?” Preguntó Grue, mientras se tambaleaba para ponerse de pie.
“Ay. Estoy quemada. ¡Mierda! Ella nos estaba esperando,” gruñó Tattletale. Por muy malas que fueran sus quemaduras, no eran tan severas como para ser vistas a través del humo y el polvo. “Poner trampas, tener a su gente esperando. Mierda, solo estuvimos media hora más tarde de lo planeado. ¿Cómo?”
“Tenemos que movernos”, nos instó Grue, “Esto se vuelve diez veces más difícil si nos encuentra. Tattletale, cuidado con…”
“Ya te encontré”, gritó Bakuda en lo que podría haber sido una voz de cantar, si su máscara no se filtrara a un monótono sonido siseante. Salió del humo que se elevaba desde el lugar de la explosión; su capucha estaba echada hacia atrás y su pelo negro lacio soplaba en el viento. Las lentes de sus gafas de color rojo oscuro eran casi exactamente del mismo color que el cielo sobre ella. Había cinco o seis matones a solo un paso o dos detrás de ella, un tipo de mediana edad que no parecía un miembro de la pandilla, y un chico flaco que probablemente era más joven que yo. Me alegré de ver que ninguno de ellos tenía pistolas, pero todos estaban armados con armas de algún tipo.
“No es que seas difícil de encontrar”, continuó Bakuda, extendiendo los brazos para señalar la devastación que la rodeaba. “Y si crees que esto solo se pone diez veces más duro-”
Grue la atacó, callándola, y su oscuridad se convirtió en una gran nube cuando la golpeó, envolviendo a su grupo. Aprovechamos su ceguera momentánea para escapar por el otro lado del callejón.
Estábamos a mitad de camino del callejón cuando escuché un sonido detrás de nosotros, como el sonido de un látigo. Me pareció profundamente erróneo, ya que no deberíamos haber podido escuchar nada a través de la oscuridad de Grue. De repente, fue como si estuviéramos corriendo contra un poderoso viento en contra.
Excepto que no era viento. Mientras buscaba la fuente del ruido, vi la nube de oscuridad de Grue encogiéndose. Escombros comenzaron a deslizarse hacia el epicentro de la oscuridad, y el viento - el tirón - comenzó a aumentar en intensidad.
“¡Agárrense de algo!” Gritó Grue.
Romper la postura y abalanzarse hacia un lado era como forzarme a saltar sobre un abismo de treinta metros. No sé si lo calculé mal, o si el efecto que estaba ejerciendo sobre mí aumentó en fuerza cuando salté, pero mi mano no llegó al pomo de la puerta. Le erré al que está en el depósito vecino también.
Supe en un instante que, incluso si lograba poner mi mano sobre algo, la fuerza del tirón me arrancaría de él antes de que lo agarrara bien. Tomé mi cuchillo de su funda en la parte baja de mi espalda y lo balanceé con toda la fuerza que podía usar en la siguiente puerta que vi. Se hundió en la madera, impidiéndome ser arrastrada hacia atrás, o caer hacia los lados. Sin embargo, el cuerpo de cincuenta y cinto kilos que colgaba de él era demasiado, y casi de inmediato, el cuchillo comenzó a deslizarse del agujero.
Sin embargo, me había detenido lo suficiente. A medida que la fuerza del arrastre aumento hasta el punto en que mi cuerpo estaba paralelo al suelo, esperé con el corazón en mi garganta, observando el área donde el cuchillo se encontraba con la puerta, al ver que se deslizaba milímetros por milímetro. En el momento en que se liberó de la madera, agarré el pomo de la puerta que había estado solo unos centímetros al lado de mis dedos. Mi brazo se sacudió dolorosamente, pero logré sostenerme y meter el cuchillo en el espacio entre la puerta y el marco. Incluso con dos cosas de las que sujetarse, no parecía suficiente.
De repente, el efecto se detuvo. Mi cuerpo se derrumbó en el suelo en entrada del depósito, y levanté los dedos rígidos del mango del cuchillo y la perilla. A lo largo de toda la calle, enormes nubes de polvo rodaban hacia el punto donde su dispositivo se había activado. Las partes de los depósitos que habían sido incendiados se habían apagado, pero aún ardían lo suficiente como para enviar columnas de humo oscuro al aire.
Regent había encontrado un agarre en el borde del techo de un depósito; o se había doblado antes de agarrarlo, o la fuerza del tirón había doblado el metal mientras se aferraba a él. Tattletale y Grue aparentemente habían abierto la puerta de un depósito, porque salieron de él juntos, Grue cojeaba levemente.
“¿Qué mierda fue eso?” Jadeé, “¿Un agujero negro en miniatura"?”
Tattletale se rió entre dientes, “Supongo que sí. Eso estaba ro-”
Desde el otro lado de los depósitos de almacenamiento, un bote se arqueó en el aire, chocó contra el techo de metal de una taquilla de almacenamiento y aterrizó en el medio de nuestro grupo.
Grue estaba sobre él en un abrir y cerrar de ojos, usando su pie para deslizarlo por el suelo y dentro del depósito que él y Tattletale acababan de dejar. Sin detenerse, abrió los brazos y nos condujo a todos mientras huía.
Incluso con ladrillos y concreto en el camino, la explosión nos derribó. Esa no fue la parte aterradora. Cuando la explosión inicial pasó, el resto de la explosión pareció suceder en cámara lenta. Trozos rotos de la choza de ladrillo se movieron a través del aire tan lentamente que apenas se podía decir que se estaban moviendo. Mientras miraba, pude ver que en realidad disminuían la velocidad.
Luego miré hacia adelante y vi columnas de humo en movimiento rápido y escombros que rebotaban en el suelo al doble de la velocidad normal, a solo tres metros de nosotros. Me tomó un precioso segundo para darme cuenta de por qué.
Todavía estábamos en el área de explosión.
“¡Rápido!” Grité, en el mismo momento en que Tattletale gritaba “¡Ve!”
Nos lanzamos hacia adelante, pero pude ver que las cosas continuaban acelerando justo en frente de nosotros. Lo que significaba, realmente, que estábamos disminuyendo la velocidad. Disminuyendo a una parada absoluta.
De alguna manera, no pensé que este efecto terminaría en cuestión de minutos como lo hacía el de Clockblocker.
Rompimos el perímetro del efecto con lo que parecía un cambio abrupto en la presión del aire. No tuve la oportunidad de comprobar qué tan cerca estábamos de quedar atrapados en el tiempo para siempre, porque Bakuda estaba detrás de la hilera de depósitos, lanzando otra salva: tres proyectiles que se arquearon en el aire, hilos de humo púrpura detrás de ellos.
Grue disparó ráfagas de oscuridad, probablemente con la esperanza de amortiguar los efectos, y dijo sin aliento, “¡Por encima de los depósitos!”
Regent y yo estábamos arriba de la fila de depósitos primero, de la misma manera que lo habíamos hecho cuando la multitud nos había perseguido. Una vez que Regent bajó para hacer espacio, Tattletale y yo ayudamos a Grue a subir, y bajamos por el otro lado.
Una vez más, en cada extremo del callejón, había miembros de los ABB. No se movían, lo que significaba que o no nos habían notado, o simplemente eran imágenes holográficas que ocultaban trampas. Apostaría en esto último.
“Otra vez”, jadeé, “arriba.” No podíamos arriesgarnos a otra trampa, otra explosión de bomba demasiado cerca de nosotros. Así que cruzamos el callejón de nuevo y subimos a la siguiente fila de depósitos.
Nos encontramos mirando a media docena de miembros armados de los ABB. Excepto que no eran tus típicos miembros de pandillas. Uno de ellos era un anciano chino que sostenía un rifle de caza. Había una niña que no podía tener más de doce años, sosteniendo un cuchillo, que podría haber sido su nieta. De los once o doce de ellos, solo tres tenían el aspecto de matón que realmente los identificaba como miembros de la pandilla. El resto simplemente parecía aterrorizado.
El viejo nos apuntó con su arma, vaciló.
Un matón con un tatuaje en el cuello escupió algo en un idioma oriental que no pude ubicar, y la frase terminó con un inglés muy particular, “¡Dispara!”
Estábamos en el otro lado de los casilleros antes de que pudiera decidirse. Grue creó una nube de oscuridad sobre la parte superior de los casilleros, para desalentarlos.
“¿Qué diablos?” Regent se quedó sin aliento. No habíamos dejado de correr o luchar desde que Bakuda nos había lanzado a la multitud sobre nosotros.
“Están asustados, no son leales”, habló Tattletale, no tan sin aliento como Regent, pero definitivamente sintiendo el efecto de los últimos minutos corriendo y escalando, “Ella los está forzando a servir como sus soldados. Amenazando a ellos o a sus familias, probablemente.”
“Entonces ella ha estado trabajando en eso por un tiempo”, dijo Grue.
“Desde que Lung fue arrestado”, confirmó Tattletale, “¿A dónde mierda vamos?”
“De vuelta sobre la misma pared”, decidió Grue. “Los cegaré, cruzaremos en un punto diferente en caso de que abran fuego donde nos vieron por última vez.”
Antes de que pudiéramos poner en marcha el plan, hubo otra explosión. Nos tambaleamos hacia la pared frontal de la taquilla que acabábamos de bajar, colapsándonos en un montón. Todo mi cuerpo estaba caliente, y mis oídos estaban sonando, y ni siquiera habíamos estado tan cerca.
Cuando levanté la cabeza, vi que uno de los armarios de almacenamiento frente a nosotros había sido nivelado. A través del espacio, vi a Bakuda de pie a montada sobre la parte trasera de un jeep, con una mano agarrando la jaula antivuelco que se arqueaba sobre la parte superior del vehículo. Ella estaba diciendo algo a los matones en los asientos delanteros y de pasajeros, pero no pude entender sobre el zumbido en mis oídos. Se despegaron hacia la derecha, y por solo una fracción de segundo, ella me miró.
Tomé mis bichos y los dirigí hacia ella, pero ella se movía demasiado rápido. Eso me dejó la opción de repartirlos para que se interpusieran en su camino, con la esperanza de que se los chocara, y tal vez los suficientes sobrevivirían al impacto para darme una idea de dónde estaba.
“Está dando la vuelta”, le dije, agarrando la muñeca de Tattletale, “No podemos cruzar la pared.”
“Tenemos que seguir corriendo”, jadeó Regent. Estaba teniendo problemas para escucharlo.
“No”, Grue lo detuvo, “Eso es lo que quiere. Nos está llevando a la siguiente trampa.”
“¿A dónde vamos, entonces?” Regent preguntó, impaciente, “¿Luchar contra ella de frente? ¿La atrapamos por sorpresa? Si puedo verla, puedo meterme con su puntería.”
“No. Tiene suficiente potencia de fuego para matarnos, incluso si falla,” Grue negó con la cabeza, “No tenemos muchas opciones. Si saltamos este muro de nuevo, no solo tendremos que lidiar con los matones y el viejo. Corremos al final de este callejón, estamos caminando de frente hacia una bomba. Así que tenemos que dar marcha atrás. Sin elección.”
Ojalá hubiera otra opción. Retroceder significaba volver hacia el centro de la instalación, significaba prolongar nuestro escape, y posiblemente correr de cabeza contra las tropas de ABB.
Nos dirigimos hacia la brecha que la última explosión de Bakuda había creado en los casilleros, y Grue llenó el callejón que estábamos dejando con la oscuridad, para ayudar a cubrir nuestra fuga. El pequeño camino estaba vacío, a excepción de las figuras inmóviles en cada extremo.
Cuando comenzamos a subir la siguiente hilera de depósitos, sentimos más que escuchamos una serie de explosiones desgarrar el área detrás de nosotros. Bakuda estaba bombardeando la nube de la oscuridad con una serie de explosivos. Supongo que no necesitas ver si puedes golpear tan fuerte.
Bajamos de los casilleros y nos encontramos en el mismo lugar en el que estábamos cuando escapamos de la turba. Había tres figuras inmóviles en un extremo del callejón, sin duda una bomba oculta, y la destrucción causada por las explosiones y el agujero negro en miniatura enlatado en el otro. Si escalábamos el casillero, nos arriesgábamos a tirarnos directamente a la muchedumbre de la que habíamos huido. Tendríamos el elemento de sorpresa, pero nos superarían en número, y nuestro poder de fuego era prácticamente nulo.
Por acuerdo tácito, nos dirigimos hacia el final del callejón donde se había activado la bomba holográfica, donde las columnas de polvo aún se estaban asentando.
Fuimos recibidos por el sonido de pistolas siendo martilladas.
Mi corazón se hundió. Veinte o más miembros de los ABB tenían pistolas de varios tipos apuntadas contra nosotros. De rodillas, sentados y agachados frente a los dos grupos, para que estuvieran fuera del camino de las armas y fuera de la vista, había treinta o más personas que Bakuda había "reclutado". Había un hombre de negocios y una mujer que podrían haber sido su esposa, una niña que vestía el uniforme de la escuela Immaculata, de la escuela privada cristiana en el extremo sur de la ciudad, más o menos de mi edad. Había dos hombres mayores, tres mujeres mayores con el cabello canoso, y un grupo de chicos y chicas que podrían haber sido estudiantes universitarios. La gente común.
No eran miembros de pandillas, pero podía pensar en ellos como sus soldados; Cada uno de ellos sostenía un arma de algún tipo. Había cuchillos de cocina, bates de béisbol, pipas, palas, tablas, cadenas, palancas y un tipo incluso tenía una espada que, curiosamente, no era japonesa. Había una expresión de sombría resignación en sus rostros, círculos bajo sus ojos que hablaban de agotamiento, mientras nos miraban.
Detrás de su grupo reunido, de pie sobre el jeep, con un pie apoyado sobre su mortero modificado montado en un jeep, un lanzador de granadas alterado colgando de una correa alrededor de sus hombros, estaba Bakuda. A su alrededor había cajas de granadas especializadas y proyectiles de mortero, atornilladas a la parte trasera del Jeep, parpadeando con varios LED de colores.
Ella puso sus manos en su lanzagranadas mientras inclinaba su cabeza hacia un lado. Su voz robótica crujió a través del aire quieto.
“Jaque mate.”

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.05.15 07:58 EDUARDOMOLINA Cuento de mayo. En Sol comenzó algo importante, empezamos a construir éticamente, desde el pensamiento y la palabra, el carácter democrático que ha de superar a un régimen caduco. Cinco años del 15M

http://www.eldiario.es/contrapodecuento_mayo_revolucion_politica_6_515908422.html
"Éranse una vez las plazas, los chicos y chicas que rompieron el silencio al fin por miles. Éranse los silenciados de la ciudad lanzando, cada media noche, un grito mudo. Las ágoras, los lemas, la horizontalidad, la imaginación tocando de verdad las narices al poder. Érase una vez la primavera en la que se empezaron a quebrar los presupuestos de esta oligarquía.
Érase una vez el desconcierto, la represión, el gesto torcido de los que no entendían. Érase también la alegría de los que sí, la astilla incrustada de aquellas otras luchas solitarias de esos años que ahora destellaban en portadas extranjeras. Una democracia que no era tal, tantos representantes que tampoco, érase un país ante el espejo.
En medio de la ciudad había surgido un campamento de indignados. En su ira organizada no quemaban ni destrozaban. Al contrario. Se cuidaban, se escuchaban y aprendían sin dogmas ni barandillas. Hubo biblioteca, zona infantil y hasta enfermería. Los más viejos resistentes del lugar se frotaban los ojos, los más jóvenes los abrían. Dormíamos, despertamos.
Si recordamos las reivindicaciones de entonces encontramos otra organización para los partidos, otra ley electoral, otra economía y una vivienda digna. De Sol salieron mareas de colores con las que defender lo público, y cuando hoy lo contamos nos sigue pareciendo un cuento. Se impulsaron las PAH y se multiplicaron los y las valientes que ponían su cuerpo frente a la injusticia del desahucio. Se organizó una comisión legal que con los meses fue fundamental. El grito contra la corrupción, además de aldabonazo ético se convirtió en construcción popular de una querella contra la Bankia que estafó. Surgió una radio, aparecieron los yayoflautas, fueron protagonistas las feministas, se defendió la libertad de movimiento y se impidió que en Madrid nos robaran el agua. En Sol, en la Plaza de Catalunya y en el resto de plazas de España se incubaba la amistad política, la felicidad pública, las pasiones que precisamos para darle la vuelta a casi todo.
De la indignación, la revuelta y la esperanza, del diálogo entre iguales, de los aprendizajes, se pasó a una época de resistencia. Durante meses nos atacó por tierra, mar y aire el peor gobierno en décadas, pero se resistía cada carga policial inmisericorde, como las ordenadas por la entonces delegada en Madrid, Cristina Cifuentes. Tenemos memoria, que no rencor. Boicotearon aquel otro día histórico de marzo, el de la dignidad, como lo hicieron al rodear el Congreso, una noche en que la Solfónica protegía a la ciudadanía cantando entre el humo y los golpes, sobre las balas de goma y tanto ruido inútil.
Surgían nuevos medios buscando independencia, pululaban entre el conflicto fotoperiodistas que con sus vídeos e imágenes protegían a miles. Se experimentaba el desborde. Tuvieron que ponernos en las portadas, los sondeos mostraban que una mayoría pensaba como nosotros.
Érase una vez un cambio de época, un día clave como otro cualquiera, como un 14 de julio, como un 14 de abril. Quizá mitificando un poco, recordemos que esto quería ser un cuento, pero sin dejar de lado el adanismo, la desorientación y las disputas, que también las hubo, el 15 de mayo de 2011 empezó nuestra particular revolución política, la primera del siglo XXI. Sin palacios que asaltar para ganarlo todo, sin guillotinas ni cabezas que cortar. Los centros de poder están diseminados como nunca y las instituciones políticas no pueden solas. Pero en Sol comenzó algo importante, empezamos a construir desde el pensamiento y la palabra, con un fuerte contenido ético, el carácter democrático que ha de superar a un régimen caduco.
Vamos despacio porque vamos lejos.- Han pasado cinco años de aquella frase. Ahora hay que ganarlo todo para dejar atrás una oligarquía que nos roba la vida, el trabajo, las libertades, la sanidad y la educación, que destroza el planeta. Y ganarlo todo no pasa solo por ser gobierno, pero hay que hacerse con él. Esa es la conclusión a la que llegamos algunos, que no todos. Pues el 15M es diverso, apartidista y tiene una valiosa veta libertaria que tanto sigue enseñando.
Éranse una vez unos sindicalistas que hartos de divisiones y burocracias unifican luchas. Éranse los actores, las actrices, los cantantes, músicos y titiriteros, las escritoras y cineastas, los artistas gráficos y las periodistas despedidas. Muchos apoyando la coalición estos días. Muchas uniéndose ahora tal como son, diversas y esperanzadas, llenando en breve las plazas de mayo y junio para tocar y recitar, para soñar con un país al fin justo en una campaña que vamos a recordar. Érase una vez un tejido político y social fortaleciéndose, impulsando, exigiendo, dibujando y desbordando.
Érase un barrio, un pueblo de acá y otro de allá, reuniéndose a comer, a cenar, tras meses de desencuentros y recelos. Ahora sí es la buena, se dicen. Hartos de sentir mal, hartos de pelear. Tras un siglo XX fracturado y entregado a la derecha, al fin se reparten el pan.
Érase un vago recuerdo de aquel mayo, antes de tantas rupturas. Recordemos el calor y los megáfonos, las manos al aire y los carteles, los consensos y los disensos, el respeto. Recordemos la esperanza, la alegría y la amistad. Recordemos la noche por miles. Recordemos que todo esto iba de una democracia que queríamos real.
Somos y seguiremos siendo diferentes, como nuestros proyectos. Y continuaremos debatiendo a fondo. Pero en aquel mayo de 2011 se tocó una primera nota radical, democrática, soñadora y ambiciosa, que puso un tono épico y mayor a la época que queremos traer. Así que volvamos allá para regresar acá, cooperemos a partir de lo que nos une, impregnémonos de lo aprendido desde entonces y salgamos a las plazas a ganar el país, a ganarlo bien, transformándolo de verdad, a construir democracia desde las voces, las acciones, los actos, los silencios y anhelos de cada cual. Repartiendo el poder tal y como decíamos, y con él el pan, el techo, el trabajo, la cultura y toda la dignidad.
Érase una vez un mes de mayo de 2016 en el que todo, una vez más, vuelve a ser posible."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


Imagina con BTS  'La Misteriosa Chica Solitaria ... 'Eres MI pequeña'💜La chica solitaria💜cap 1💜Imagina BTS ... Chica Solitaria Lone Star - Chica solitaria Imaginado con jungkook ~ ( Chica solitaria) cap. 1 AsaltoLa chica solitariaCap 8Imagina BTS LA CHICA SOLITARIA RAP M.S R.P.TO La Historia De Una Chica - Yose Cazares - (La chica ... Emmanuel - Bella Señora (Letra) - YouTube Como ser una chica fría - YouTube

Chica Solitaria Foto de stock - Getty Images

  1. Imagina con BTS 'La Misteriosa Chica Solitaria ...
  2. 'Eres MI pequeña'💜La chica solitaria💜cap 1💜Imagina BTS ...
  3. Chica Solitaria
  4. Lone Star - Chica solitaria
  5. Imaginado con jungkook ~ ( Chica solitaria) cap. 1
  6. AsaltoLa chica solitariaCap 8Imagina BTS
  7. LA CHICA SOLITARIA RAP M.S R.P.TO
  8. La Historia De Una Chica - Yose Cazares - (La chica ...
  9. Emmanuel - Bella Señora (Letra) - YouTube
  10. Como ser una chica fría - YouTube

DALE LIKE, SUSCRIBETE Y COMPARTE SI TE GUSTO GRACIAS ;) Yose Mc - La Historia De Una Chica FACEBOOK: Yose Cazares: https://es-la.facebook.com/people/Jose-Lui... Como empeze ser una chica fría y solitaria - Duration: 1:09. sad 22 Recommended for you. 1:09. Chica Suicida - MC Jane - Letra - Duration: 3:01. Mc Angel Recommended for you. 50+ videos Play all Mix - Lone Star - Chica solitaria YouTube; SOÑAR-LONE STAR-.wmv - Duration: 5:14. antonio13810 20,474 views. 5:14. LOS ... Hola! Muchas gracias por ver , no olvides comentar :) -----... Hola! En este capítulo Jungyeon le cuenta a los chicos uno de tus traumas responsable de que ya no sonrías. Los chicos están pendientes de ti y no tejan sola... Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. Imagina con Taehyung Cap 1 'La chica solitaria' «Primera Temporada» - Duration: 10:15. 아름다운Mark 10,087 views. 10:15. Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. Provided to YouTube by DistroKid Chica Solitaria · Nevados Metamorfosis ℗ 2297338 Records DK Released on: 2020-08-10 Auto-generated by YouTube. En manos de ellos💜La chica solitaria💜Cap 9💜Imagina BTS - Duration: 7:21. Lee Eun Bi YT 27,108 views. 7:21.